Gobierno de Chile

Hospital Roberto del Río aumenta la entrega de Ayudas Técnicas a las familias de niños médicamente complejos


Desde el año 2018 la Unidad de (Re) Habilitación y atención Clínica Integral URACI del Hospital Roberto del Río gestiona directamente, a través del Instituto Nacional de Rehabilitación Pedro Aguirre Cerda (INRPAC), la entrega de las denominadas ayudas técnicas que el Programa Chile Crece Contigo, provee a niños de hasta 9 años de edad, que estén en situación de discapacidad y que pertenezcan al 60% de la población más vulnerable del Registro Social de Hogares. Estas ayudas han ido aumentando y este 2019, el Hospital Roberto del Río ya ha atendido a más de 40 nuevos pacientes, solicitado más de 70 peticiones técnicas, transformándose en una de las instituciones que más lo hace. Solo hasta el mes de mayo, 12 niños y sus familias se han podido beneficiar con artículos especialmente diseñados para que este tipo de pacientes, medicamente complejos, realicen y mejoren sus recuperaciones, en sus domicilios.

Es el caso de Diego Rozas y Javiera Martínez, quienes junto a su hija Renata y otras tres familias llegaron a recibir cuatro sillas neurológicas, avaluadas en más de un millón de pesos cada una y que son una realidad gracias a este convenio que el INRPAC tiene con los Hospitales de la Red Pública. "Para nosotros es algo increíble, porque si bien es cierto que ella es chiquitita y todavía está creciendo, la silla es una gran ayuda para nosotros” indica Diego, padre de Renata.

“Aparte de estas sillas de ruedas Bimbo, hemos podido entregar a nuestros usuarios una serie de artículos que ayudan a su desarrollo psicomotor. Además desde el INRPAC tienen una gama de artículos que nosotros podemos prescribir para todos los niños menores de 9 años que llegan a nuestro Hospital, independiente de cada diagnóstico” indica la Fisiatra de URACI, la Dra. Carolina García. Una Unidad que cuenta con un equipo que incluye profesionales de diversas áreas de la salud, los que atienden mensualmente a 120 niños del área norte de Santiago, de los cuales cerca del 60% son pacientes nuevos y “gran parte de ellos son además menores de 5 años, así que la cantidad de ayuda que se solicita es muy alta”, sostiene la especialista en rehabilitación infantil.

Quienes trabajan a diario con los niños y capacitando a los padres son las Terapeutas Ocupacionales de la Unidad. Una de ellas es Andrea Ordoñez quien señala que “hacemos una evaluación multidisciplinaria para cada niño. Luego que la Fisiatra prescribe, gestionamos y esperamos por las ayudas, las que demoran en promedio de 2 a 6 meses en llegar. Posteriormente educamos a los papás, porque se trata de artículos totalmente adaptables y que van a durarles 3 a 4 años, les decimos que son artículos que van a crecer con el niño. Finalmente les hacemos un seguimiento en las sesiones que deben traer a sus niños, en donde podemos ver muy satisfactoriamente cómo se desarrollan y mejoran sus condiciones de vida”.

Precisamente la pequeña Renata fue una de estas nuevas pacientes beneficiadas y como reconoce su padre Diego Rozas “ha sido una entrega completa con nuestra hija, debemos venir casi todos los días con ella al Hospital. Los doctores y los equipos de profesionales se han portado increíble. El proceso que hemos vivido ha sido difícil para nosotros como padres también, pero aquí hemos aprendido a ver que también hay otros niños y padres con los mismos problemas y ya no nos sentimos tan solos, y vamos aprendiendo y creciendo con los avances de la Renata que se dan a diario” concluye Diego.

Finalmente el Director del Hospital Roberto del Río, Dr. Ricardo Pinto, señaló que “el progreso logrado con la entrega de las sillas en URACI, es trascendental, porque mejora la calidad de vida de manera inmediata en términos de transporte y alimentación. Y sobre todo, estas sillas permiten disminuir escoliosis, que es una consecuencia del compromiso neuromuscular de estos niños, que determina una cirugía de columna, la cual consiste en la introducción de tutores metálicos a lo largo de la columna. Esto evita la desviación y colapso de caja torácica. Dicha alteración de la función produce insuficiencia respiratoria, que una de las complejidades y causa un desenlace fatal en estos pacientes.”