Gobierno de Chile

Agrupaciones de pacientes oncológicos dialogan en torno al Proyecto de Nuevo edificio para el INC


Cumpliendo con todas las medidas sanitarias de seguridad se realizó el jueves 8 de octubre, en el Auditorio del Instituto Nacional del Cáncer, una reunión informativa sobre el proyecto del nuevo edificio oncológico con agrupaciones de pacientes oncológicas.

La jornada contó con las exposiciones del Subdirector(s) de Gestión Asistencial del Servicio de Salud Metropolitano Norte, Dr. Christopher Tabilo Heavey; de la Subdirectora Médica de Desarrollo Institucional del INC, Dra. Isabel Abarca Baeza, y del arquitecto asesor y referente del proyecto, Enrique Rivera, quienes dieron a conocer los avances del nuevo edificio que permitirá contar con nuevas y mejoradas dependencias para el INC.

“Ha sido un proceso largo, pero nos alegra saber que ya contamos con un 98% de avance en el anteproyecto de arquitectura, culminando así la etapa de diseño programático médico-arquitectónico, como las relaciones funcionales y clínicas del futuro establecimiento. Si todo sigue su curso a fines de este año podríamos licitar”, aseguró Enrique Rivera.

Durante la instancia se destacó el proceso colaborativo en la definición del anteproyecto, que consideró las visiones de los distintos equipos del INC en miras del bienestar de los pacientes. Aspectos como privilegiar la luz natural en las salas de hospitalización, la presencia de áreas verdes, la valoración patrimonial y los espacios para el esparcimiento fueron claves a la hora de proyectar el futuro establecimiento. “Todas las plantas del nuevo Instituto están pensadas a escala humana, favoreciendo la circulación, interacción y calidad de vida del usuario. Hasta los detalles que pueden parecer pequeños apuntan a que las personas puedan sentirse gratas y cómodas en el lugar", indicó el Dr. Tabilo, aclarando que el terreno escogido corresponde al área no patrimonial del antiguo Hospital San José y que el proyecto se hace cargo también de la conservación y mejoramiento de las zonas declaradas monumento, incorporándolas y dándoles sentido.

“El edificio estará en sintonía con el eje patrimonial, el cual no será afectado. Habrá un punto focal que será la plaza porque es un ser humano el que se va a atender ahí y queremos que se sienta lo más cómodo posible, que en su entrada, en sus tiempos de espera entre tratamientos y en su salida del recinto cuente con espacios en donde se pueda sentar a descansar, pensar, distraerse o tomar decisiones. Estamos resignificando los espacios”, agregó el Subdirector Médico del SSMN.

La contemplación de áreas verdes y zonas enfocadas para el bienestar integral del usuario fueron bien recibidas por las representantes de las tres agrupaciones de pacientes presentes en la reunión. "Estoy muy feliz con esta iniciativa no porque se quedará en la zona norte, que es donde pertenecemos la mayoría de los pacientes, sino también porque se hace cargo de la necesidad de entregarle dignidad a los pacientes. Es importante que la atención sea integral y contar con áreas verdes nos permite interactuar y despejarnos un poco. También son fundamentales los espacios dedicados a talleres y al acompañamiento, porque en el proceso de la enfermedad debemos contar con el lado humano", explicó Antonia Toledo, paciente del Instituto Nacional del Cáncer hace ocho años y presidenta de la Fundación Nuevo Renacer.

El proyecto del nuevo edificio nace de la necesidad de contar con un espacio físico que permita dar respuesta a los requerimientos de las personas con cáncer que son parte de la Red de Salud Pública, considerando que el actual edificio, no solo no es de propiedad del SSMN, sino que también su infraestructura está fuertemente dañada tras el último terremoto del año 2010 y que sus espacios imposibilitan el crecimiento necesario, pues datan de 1930.

La nueva infraestructura considera alrededor de 74 mil metros cuadrados y entre las mejoras destaca un crecimiento que triplica su dotación de 81 a 249 camas; de 3 a 13 pabellones de cirugía mayor; de 16 a 28 sillones de quimioterapia (más 9 cupos de hospitalización diurna); de 5 a 11 aceleradores lineales (8 en nuevo edificio y 3 en la actual sede sur del Instituto) y se sumarán al ya existente un búnker de Braquiterapia y equipos de última tecnología como SPECT-CT, entre otros recursos.